Hvitserk es el segundo hijo que Ragnar tuvo con Aslaug.

Historia[editar | editar código]

Temporada 6[editar | editar código]

La temporada empieza con Hvitserk consumiendo hongos, los cuales causan que alucine. Esto fue debido a la pérdida de Thora en manos de Ivar. A pesar de esto, Bjorn decidió dejar a Hvitserk a cargo de Kattegat. Ubbe le recuerda de que no está en condiciones de hacerlo. Amma, quien se preocupaba por él, cuidó a Hvitserk. Hvitserk no fue capaz de liderar una misión de comercio asignada por Ubbe, lo cual enojó a su hermano porque le había dado la oportunidad de mejorar su reputación como hijo de Ragnar y como individuo. En un punto, Hvitserk, alucinando, mata a Lagertha al confundirla con Ivar. Se da cuenta muy tarde de lo que ha hecho y después le confiesa a Bjorn lo que hizo. Su hermano lo golpea y lo arresta. Hvitserk le dice que no ha alcanzado nada en su vida como Bjorn o Ubbe. Bjorn decide quemarlo, pero cuando Bjorn ve que aceptó su destino feliz, Bjorn le da oportunidad a Ubbe de salvarlo. Sin embargo, aún así es desterrado por Bjorn, lo cual lo lleva a reunirse con Ivar. Se da cuenta de que Ivar ha crecido y siente que está mejor con él. Se va a Kiev con su hermano y luego es cómplice de los Rus en atacar a Noruega.

Parte B[editar | editar código]

En Vestfold, Noruega, el príncipe Oleg está celebrando su victoria. Sin embargo, Ivar le dice que la batalla por Noruega no está terminada debido a que seguramente se habían regresado a Kattegat. Oleg dice que lo bueno es que Bjorn está muerto, pero Ivar no puede estar seguro. Hvitserk dice que matar a Bjorn es imposible y que vio que lo cargaron al bote. Ivar pregunta cuándo van a Kattegat y Oleg dice que apenas terminen sus botes, pero se preocupa porque perdieron a más guerreros de lo que esperaban. Igor dice que la batalla fue emocionante, pero le habría gustado matar a alguien.

Los guardias arrastran a Harald y a Olef. Ivar le pregunta a Olef si se acuerda de él y sí lo reconoce diciéndole que su nombre es legendario. Oleg le pregunta a Harald cómo pueden ser de uso para él, pero este le dice que no pretende servirle y que no va a rogar por su vida. Olef dice que no tiene prisa de morir, lo cual hace que se ría Oleg.

El prínicipe Oleg y Ivar van con Harald y Olef. Oleg les dice que decidió perdonarle la vida a Harald, pero que la vida de Olaf había terminado porque no tiene uso. Ivar se les queda viendo a los dos y les dice que él pudo haber tomado una decisión diferente, pero Harald le dice que no tiene el poder. Harald le dice a Olef que tiene mucha suerte y este lo reconoce.

Olef está atadoa una silla frente a los Rus, y les dice que hay alguien a su lado, dice que aunque no lo puede ver, está ahí y escucha su voz. Igor se acerca a Olef con una antorcha, y este le dice que no tenga miedo y que piense en él como si ya estuviera muerto. Igor voltea a ver a Ivar, quien le señala para que lo haga; el niño le pide perdón al rey quien le dice que no se preocupe. Igor prende silla a la que estaba atado Olef y vientras las flamas lo comienzan a consumir.

Ivar va con Harald y se enoja al ver que escapó. Le pregunta a guardia cómo lo había logrado.

Los Rus marchan y Ivar le dice a Igor que Oleg lo haría rey de Noruega o tal vez rey de Escandinavia, pero dice que realmente no sería rey debido a que Oleg tendría todo el poder, lo mismo que hace con él a pesar de que es el heredero del Imperio Rus. Igor, sin embargo, que las cosas están como están, pero Ivar le dice que nada es permanente y que pueden buscar ayuda de Dir para deshacerse de Oleg.

Ivar le propone a todos el atacar a Kattegat por tierra.

Se detienen un poco y Oleg le pregunta a Ivar que de qué hablaba y este le dice que estaban hablando sobre lo que harían cuando derrotaran a Bjorn. El capitán Ganbaatar dice que deberían atacar a Kattegat por el mar, pero Ivar dice que ya se habrían preparado para eso y que convenía atacar por tierra y dice que con toda la ayuda física y espiritual que tienen, tiene mucho sentido estar confiado.

Más tarde, Ivar presenta el Rey Hakon a Oleg y le dice que tiene algo que decirle. Les dice que Bjorn Ironside está muerto y que vio el cadáver con sus propios ojos. Cuando Hvitserk le pregunta por qué fue a decirles, él pide piedad y que lo perdonen.

Oleg pide que cuiden de su invitado nuevo y Ganbaatar le señala para que camine, pero cuando está de espaldas, lo mata. Oleg pide que se esparsa la noticia de la muerte de Bjorn.

El próximo día, Oleg e Igor forman parte de una ceremonia eucarística antes de atacar Kattegat. Antes de que avanzaran, se acerca un hombre en caballo. Todos se quedan viendo y pronto ven que es Bjorn, quien sigue vivo. Ganbaatar dice que debe ser algún tipo de truco y le da un flechazo que le da en el pecho, le da otro y después un tercero. Celebra la victoria, pero Bjorn saca su espada mientras Ivar exclama que era imposible lo que estaba viendo. Hvitserk le recordó a Ivar que le había dicho que no lo podía matar, pero Ivar dice que no es un dios, mientras que Hvitserk le dice que él tampoco. Cunado Bjorn levanta su espada, Oleg se persigna y empiezan a llegar los guerreros vikingos y los Rus huyen.

Los Rus regresan a Kiev derrotados, donde son recibidos tristemente. Oleg les dice a todos que disfruten a sus familias mientras pudieran. Igor es llevado por guardias y llama a Ivar, quien trata de alcanzarlo, pero ve que el joven príncipe es encerrado en su cuarto cuidado por guardias.

Igor fue obligado a matar a un capitán importante del ejército Rus cuando Oleg los puso a cavar sus propias tumbas.

Oleg, Igor, Ivar y Hvitserk salen con guardias Rus y llegan con un grupo de gente que está excavando. Igor pregunta quiénes son los hombres y su tío le dice que son los oficiales más importantes del país. Explicando por qué estaban excavando, Oleg menciona que deben ser recordados que no son tan importantes como creían. Los hombres son sacados de la zanja que se había creado e Igor menciona que no quiere ver, pero Oleg lo obliga. Los oficiales son asesinados, menos dos. Oleg les dice a los del ejército que paren y le da una espada a Igor, diciéndole que les enseña a todos lo que él haría a quien traicione a su reino. Igor toma la espada, y le piden piedad. Igor voltea a ver a Ivar, quien inclina la cabeza, diciendo que sí, e Igor procede a matarlo.

Ivar y Hvitserk caminan con Igor, pero Hvitserk le dice que tiene una cita con el Príncipe Oleg pero no sabe de qué se trata. A Ivar se le hace raro y le dice que se cuide porque los Rus no son como ellos.

Oleg recibe a Hvitserk junto con Katia y le dice que el haberlo conocido fue algo misterioso. Cuando Oleg le ofrece una bebida, Hvitserk la rechaza amablemente y le pregunta que qué quería hablar con él. También le dice que le gustan mucho los vikingos y quisiera tener vikingos de guardaespaldas porque les confía su vida, excepto a Ivar. Dice que estuvo decepcionado de perder Kattegat, pero que no debería pensarlo demasiado ya que ya no busca atacar a Escandinavia y en vez deberían atacar a Constantinopla. Prenden semillas de amapola, las cuales Oleg dicen que ponen feliz a la gente y Hvitserk se pone nervioso, pero Oleg le dice que no tenga miedo y Hvitserk obedece.

Ivar camina y encuentra a Hvitserk caminando. Lo sigue y lo encuentra no pudiendo responder a lo que le dice. Ivar se da cuenta de que estaba drogado y se enoja.

Ivar llega al castillo Rus, donde pide una audiencia con el Príncipe Oleg, quien le dicen que se está reuniendo con el Príncipe Igor y Hvitserk, pero Ivar no está permitido unirse a la junta. Después de la junta, Ivar encuentra a Hvitserk quien intenta evadirlo y le dice que quiere ver a Igor y a Oleg porque hay cosas que Igor debe saber. Hvitserk, sin embargo, se rehusa porque cree que Ivar piensa que es tonto, mientras Oleg lo valora. Ivar le pregunta qué le está dando, pero Hvitserk le dice que Oleg es más importante para él porque será el próximo rey de Constantinopla y empuja a Ivar, diciéndole que no es nada y lo empuja. Los dos pelean y Hvitserk acaba lastimando a Ivar gravemente y lo deja tirado en el suelo. Oleg y Katia observan esto desde el palacio y los alegra.

Más tarde, Hvitserk va con Ivar, quien sigue lastimado por su encuentro. Ivar le dice que debe hablar con él sobre Igor, algo importante. Hvitserk no le contesta y solo le dice que Oleg lo quiere ver.

Ivar le pidió ayuda a Hvitserk para derrotar a Oleg junto con Dir.

Hvitserk se está preparando semillas de amapola cuando llega Ivar con él. Le dice a su hermano mayor que cree que Oleg lo ama, pero le dice que no, señalando a su droga y también le menciona que Oleg le había ofrecido matarlo y le dice que nunca hubiera dicho que sí. Le cuenta que tienen que sacar a Igor del palacio y que necesita su ayuda; Hvitserk le dice que como es su destino matarlo, tiene sentido quedarse a su lado. Hvitserk le cuenta que como vendría un obispo a Kiev para celebrar Pascua el próximo día, habría oportunidad de sacar a Igor. Ivar va al cuarto de Hvitserk en la noche y lo despierta. Luego, Ivar y Hvitserk matan a dos hombres mientras Katia saca a Igor por una puerta escondida y ambos corren para llegar a Ivar.

Ivar mata al guardia y Hvitserk se baja para encargarse de los demás. Igor se baja y abre la puerta mientras esconden los cuerpos y los cuatro logran salir.

Igor, Ivar, Hvitserk y Katia andan en caballo y llegan a la base de Dir, donde es recibido el joven príncipe con aplausos y celebración. Dir expresa su alegría y le da la bienvenida a Ivar, a quien celebra por cómo escapó de Kiev. Menciona que deben prepararse para el próximo día. Ivar voltea a ver a Katia y le dice que la ama, quien sea que es.

Dir, Igor, Hvitserk, Ivar, Katia y los soldados llegan a las puertas de Kiev donde no ven nada. Ivar dice que es una trampa, pero Dir se baja de su caballo y empuja las puertas él. No pasa nada cuando las abre porque la ciudad está vacía. Del palacio sale un soldado que camina hacia ellos. El soldado saca su espada y se la ofrece, diciendo que el ejército de Kiev los saluda y les ofrede a él y a Igor su amor y lealtad. Dir agradece y toma la espada. El soldado la levanta y la gente de Kiev empieza a celebrar. Después de esto, el ejército de Dir entra a la ciudad.

Dir menciona que habían derrotado a Oleg, quien solo quería hacerse rey de Rus y les dice a todos que Igor es el verdadero heredero, también agradeciéndole a Ivar y a Hvitserk.

Ivar le pregunta a Hvitserk si se quiere quedar en Kiev, pero este no sabe. Le pregunta lo que él quiere y Ivar dice que se quiere ir y menciona que Katia está embarazada de él, pero no quiere que él se quede. Le pregunta a Hvitserk si se va con él, pero este pregunta a dónde. Ivar lo voltea a ver, diciendo que era obvio que a Kattegat y dice que averiguarán lo que sucedió ahí después de la muerte de Bjorn.

Ivar y Hviterk se despiden de Dir y Ivar es prometido que su hijo estaría bien cuidado por Katia. Katia le dice que estará segura de que el hijo sepa que su padre es Ivar, el Deshuesado. Le dice a Ivar que dice que la ama, pero que no es verdad, solo es él confundido con Freydis. Cuando se van los dos vikingos, Igor corre y le grita a Ivar, quien le levanta la mano, despidiéndose. Hvitserk le dice a Ivar que ha cambiado, pero Ivar dice que la gente no cambia, solo piensan que sí.

Hvitserk y Ivar se acercan y Hvitserk le pregunta a su hermano qué está pensando. Ivar dice que tal vez es un error el volver. Cuando son recibidos los dos, son insultados y se les niega el acceso al principio, hasta que llega Erik. Erik les dice que los siga porque los llevaría con Harald, quien sorprende a Ivar que es el rey.

Harald recibe a los dos hermanos, quienes lo saludan a él y a Ingrid. Hvitserk dice que no esperaba verlo en el trono y Harald les dice que él no esperaba que ellos fueran sus primeras visitas. Les pregunta qué hacen ahí y ellos mencionan que están de vuelta en casa después de haber peleado junto con los Rus para que Bjorn ya no fuera rey. Harald les dice que muchos los odian y su vida estaría en peligro si vivieran ahí, pero Hvitserk le recuerda que son hijos de Ragnar Lothbrok y seguro la gente seguía amando a su padre. Ivar agrega que la gente debería estar bien si ellos lo apoyan como rey y Harald menciona que sería verdad si sí lo apoyan. Harald les dice que su llegada puede hacer más legítimo el que él sea rey y menciona que deberían tener un festín.

Cuando Ivar y Hvitserk regresaron a Kattegat, fue un momento incómodo.

Harald llega al festín armado para celebrar el regreso de Ivar y Hvitserk, pero todos están callados. Harald se para y dice que hay mucho que celebrar porque dos hijos de Ragnar habían vuelto y aunque muchos no estaban a favor de que volvieran les recuerda que los dioses en la mayoría de los casos perdonaban. Menciona lo malo que han hecho los dos hermanos, pero dice que han vuelto a ser juzgados por su pueblo. Un hombre le pregunta a Ivar si es verdad que es un dios como les había dicho antes; este se levanta y camina hacia el hombre, tirando su bastón y cayéndose al suelo. Desde el piso sonríe y todos comienzan a reírse.

Ivar le dice a Harald que hizo bien, pero Hvitserk dice que a la gente no le interesa la verdad. Ingrid menciona que la verdad es que solo puede haber un rey y les pregunta a los dos qué pretenden hacer porque se aburren fácilmente.

Hvitserk conoció a Idun y le prometió cuidarlo.

Hvitserk camina a la tumba de Bjorn y lo celebra por su forma tan épica de morir. Dice que seguramente los dioses celebraron su llegada, pero que cuando fuera él, no habrían celebraciones aunque tal vez Bjorn diría algo bueno de él, pero él no se ha ganado su lugar en Valhalla porque no ha hecho nada más que decir que es hijo de Ragnar. Dice que los dioses lo deben odiar, pero Idun le dice que no piense tan mal de los dioses. Idun le dice que lo conoce y pasará la noche con él si quiere. Idun está preparando algo mientras Hvitserk la ve maravillada. Hvitserk la reconce como una diosa y dice que seguramente Odin la mandó. Sin embargo, ella le dice que ella lo ha visto toda su vida y no está bajo órdenes. Tienen sexo en la noche y cuando Hvitserk se despierta, ve que Idun se fue. Sale a la calle y se pone a llorar de alegría.

Ivar está bebiendo y observa a los demás que están a su alrededor. Se empieza a enojar y la tira le mesa a dos personas que jugaban un juego de mesa. Va con Harald, quien estaba comiendo con Ingrid, Erik y Hvitserk y les dice que tenía razón Ingrid en el sentido de que sin nada que hacer, solo se iban a pelear. Les pone una pieza del ajedrez que jugó con Alfred y les dice que aún hay cosas por hacer.

Ivar dice que la gente ya cree que los gran héroes ya murieron, pero no es verdad y les recuerda que son hijos de los dioses en camino a Valhalla. Les pregunta por qué creen que murió Ragnar Lothbrok y les dice que Ragnar cuando murió fue feliz de hacerlo. Los invita a que vayan con él y conquisten Inglaterra y recibe una celebración.

Ivar y Hvitserk caminan a un bote y Harald se despide de Erik e Ingrid. En el bote, Harald le cuenta a Hvitserk que nunca tuvo suerte con las mujeres y los vikingos empiezan a dirigirse a Inglaterra. Hvitserk camina hacia Ivar y le pregunta lo que estaba pensando mientras miraban a Harald bañarse en un río. Ivar dice que estaba pensando en que ojalá no se ahogara Harld y se ríen los dos.

Los vikingos planearon su ataque por las aldeas sajonas.

En el campamento vikingo, Harald ve que no se han encontrado con sajones, pero ahora tendrán que pasar por sus aldeas. Ivar dice que es por eso que ahora deberían avisar que llegaron, induciendo terror a la población lo cual harán él y Hvitserk. Hvitserk dice que no es necesario que Ivar vaya porque seguro es demasiado importante como para ser capturado; su hermano se ríe y le dice que en la mañana salen.

Ivar y su grupo ven a un venado, el cual matan para comer después. Sin embargo, pronto se dan cuenta de que el venado fue plantado ahí y empiezan a ser atacados. Ivar y los vikingos hacen un muro con sus escudos, también disparando flechas. Ivar le dice a sus soldados que se mantengan firmes y llega Hvitserk kcon su grupo de gente. Hvitserk es bajado de su caballo y pelea contra un soldado, pero lo derrota, también aventándole un hacha a otro, provocando que se hicieran para atrás los ingleses. Los vikingos se quedan viendo hacia Edington. Ivar le dice a Hvitserk que pronto todo lo que veían sería suyo, con Harald teniendo sus días contados según él.

Ivar le dice a Hvitserk que cree que Harald va a morir en la próxima batalla. Hvitserk le pregunta si de verdad quiere ser rey de toda Noruega y Ivar pregunta si no lo haría más famoso y le dice que ya nadie habla de Ragnar y él no quiere que le pase a él. Le dice que también quiere que su hijo sea un gran guerrero Rus, asegurando que su sangre se mantenga y a gente cientos de años después sigan orgullosos de tener su sangre. Hvitserk solo se ríe, pero le dice que probablemente tenga razón pero sus ojos están muy azules, lo cual normalmente significaba que estaba en gran peligro de lastimarse.

En el campamento vikingo, Ivar pisa mal y se lastima. Le dice a quienes tratan de ayudarlo que está bien y va con Hvitserk, quien le dice que sus ojos están muy azules y debería descansar, pero Ivar le dice a Harald y a Hvitserk que sabe cómo ganar. Les dice que los va a lesionar para ganar.

En Inglaterra, los dos espías que envió Alfred encuentran la fogata usada por los vikingos y son matados. El ejército de Alfred avanza por un bosque y el rey les dice que se detengan. A lo lejos se comienzan a ver figuras moviéndose, las cuales son el ejército de Harald, Ivar y Hvitserk.

Antes de eso, Harald le pregunta a Ivar a lo que se refiere con lesionar a los ingleses. Ivar explica que busca no matar a los ingleses, sino solo lastimarlos y dejarlos mal para que fuera más gente por ellos quienes estarían a su piedad. Luego, cuando Alfred pensara que la situación no podría empeorar, Ivar secuestraría a la reina.

Mientras avanza el ejército de Alfred, de repente una trampa les clava las piernas y los lastima. Después de eso, el ejército vikingo se va y Alfred exige que ayuden a los soldados. En lo que los ayudaban, Hvitserk salió del suelo con otros vikingos y pronto llegaron más, pero Alfred decidió avanzar al ataque. En la pelea, varios sajones fueron atacados por trampas puestas por los vikingos, quienes parecían estar en total control de la pelea.

El ejército vikingo avanza contra el inglés y los sajones responden. Durante la batalla, los ingleses son atacados por Hvitserk y catapultas mientras Ivar se queda atrás. Después, Ivar comienza a avanzar, pero le truena algo que le ocasiona mucho dolor, pero sigue avanzando y empieza a pelear a pesar de todo su dolor, llamando a Odin y preguntándole qué debe hacer. Alfred se hinca y le pide a Dios que le hable porque tiene miedo, pero se enoja al no recibir una respuesta.

A lo lejos ve a Hvitserk, quien está siendo golpeado y atacado porque es ubicado como hijo de Ragnar. Ivar camina hacia su hermano, quien recuerda cuando abandonó a Ubbe y recuerda también cuando hace poco le dijo que tenía los ojos muy azules. Ivar llega con Hvitserk y le dice que ya hizo suficiente, ya no siendo necesario que interfiriera más porque se había preparado toda su vida para ese momento y nunca podría matarlo. Hvitserk le dice a Ivar que sus ojos están muy azules, pero le pide que ese no sea el día; los dos se dicen que se aman y Ivar empieza a gritarle a los ingleses que es inmortal.

Hvitserk abrazó a Ivar cuando este murió, mientras que Alfred les pidió a todos que dejaran de pelear.

Hvitserk le dice que es hijo de Ragnar Lothbrok y era temido por muchos, también diciendo que un día todos sabrían de Ivar, el Deshuesado. Ivar le dice a un soldado inglés que no tenga miedo y este procede a apuñalarlo varias veces. A lo lejos, Floki siente este hecho y Ivar y Hvitserk se comienzan a ver. Alfred ordena que se paren de pelear todos mientras ve esto y Ivar le dice a Hvitserk que tiene miedo, pero este promete guardar su secreto. Poco después, Ivar deja de respirar y Alfred se queda viendo por detrás de Hvitserk, quien pide que lo dejen solo con su hermano un momento.

Alfred le ofrece a Hvitserk vivir con él en la villa real, también pudiendo hablar de cosas importantes para su gente. Hvitserk dice que está bien, pero necesita enterrar a Ivar de forma vikinga.

Hvitserk le dice a Ivar que quisiera poder darle algo importante, pero le vendió su bracalete de vikingo a un vendedor de drogas. Le dice a Ivar que salvó su vida varias veces, lo cual le agradecería cuando lo vuelva a ver. Le dice que disfrute Valhalla mientras siguiera existiendo, porque era evidente que se acercaba el fin de los dioses. Se despide de su hermano, pero se queda sentado junto a él un rato.

Hvitserk fue bautizado como Athelstan, con sus padrinos siendo Alfred y Elsewith.

En Kattegat, un mensajero le dice a Ingrid que el ejército vikingo fue derrotado en Inglaterra, contando que Harald y Ivar habían muerto, lo cual sorprende a la reina. Sin embargo, Hvitserk sigue vivo e incluso se convirtió al Cristianismo y es dada la bienvenida por Alfred tanto al cristianismo como a la realeza inglesa, nombrándolo príncipe al ser su ahijado. También le dice que le escogió un nuevo nombre: Athelstan.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.