Vikings Wiki
Advertisement
Vikings Wiki

¿No sabes quién soy? No puedes matarme! ¿No sabes quién soy? ¡Soy Ivar el Deshuesado! ¡Soy Ivar el Deshuesado! No puedes matarme!

– Todos ustedes cobardes morirán - Ivar desafiando al ejército sajón.

Ivar es uno de los hijos de Ragnar, el cual nace con un problema en las piernas lo cual en el mundo vikingo se veía como algo débil, se le aconsejo a Ragnar terminar con la vida de Ivar pero este fue incapaz de matarlo.

Ivar "El Deshuesado" es el cuarto hijo de Ragnar y Aslaug. Él jura venganza contra Lagertha por matar a su madre, y contra los reyes Aelle y Ecbert por la muerte de su padre. A pesar de su discapacidad, Ivar ha demostrado ser un feroz guerrero dispuesto a matar a cualquier cristiano que se cruce en su camino.

Biografía[]

Segunda Temporada[]

Deshuesado[]

Después del regreso de su padre de Inglaterra, Aslaug le había advertido a Ragnar que no debería tener relaciones sexuales durante al menos tres días, sabiendo de una profecía que amenazaba al niño de posibles problemas de salud, pero Ragnar insistió. Ya que Ragnar no hizo caso a las advertencias, la profecía se cumplió; Ivar nació con huesos débiles, las piernas torcidas y aparentemente roto, de ahí el apodo "Sin huesos". Cuando nació, Aslaug y Ragnar temieron por la vida difícil que el tendría. Ragnar, como Siggy, pensó que Ivar debia ser matado, aunque Aslaug se negó. A pesar de que Aslaug se negara, Ragnar llevó a su hijo a un bosque donde estaba dispuesto a matarlo, pero no fue capaz de hacerlo y lo dejó en el bosque. Después de eso, Aslaug fue a por el niño al bosque.

Tercera temporada[]

Niñez sin huesos[]

Ivar era atormentado con mucho dolor, pero a Ragnar parecía no importarle mucho. Más adelante Harbard, un personaje misterioso que apareció en Kattegat, parecía ser capaz de aliviar el dolor de Ivar a través de medios desconocidos. Hardbard afirmó que había tomado algo del dolor de Ivar en sí mismo y eso haría que él no sufriera mucho en el futuro.

Cuarta temporada[]

Ser un verdadero Vikingo[]

Ivar fue visto cuando estaba jugando con sus hermanos en Kattegat y transportado en un carro con el que Ivar pensaba que no se iban a romper sus huesos. Ragnar intenta involucrar a Ivar en la celebración de Yol y colgar un pedazo de muérdago como ornamento. Ivar se negó y Aslaug lo llevó lejos de Ragnar.

Aslaug pensó que Ragnar no podría cuidar con responsabilidad de Ivar, aunque Ragnar le dijo que la amaba mucho al igual que a su hijo. Aun así, Aslaug no dejó a Ivar con Ragnar y se lo entregó a Floki para que lo cuidara y le enseñase a ser un verdadero vikingo.

Ivar con seis años

Muerte

Mientras Ivar está aprendiendo de Floki, ve a varios niños jugando y quiere unirse a ellos, por lo que Floki lo coloca en su carrito y lo lleva con ellos. Ivar es ignorado por los otros niños, a pesar de sus súplicas para que le arrojen el balón, entonces Floki lo atrapa y se lo tira. Otro niño corre y trata de arrebatárselo a Ivar; incapaz de vencerlo con fuerza, Ivar empuja impulsivamente un hacha en su carrito y golpea al niño en la cabeza, hiriéndolo mortalmente. Ivar está horrorizado; Aslaug se le acerca apresuradamente y le dice que no fue culpa suya.

10 Años

Ivar viendo a su padre de vuelta después de varios años

10 años más tarde, Ivar defiende el honor de su padre de sus hermanos, quienes critican a Ragnar por abandonarlos durante tantos años. Ivar también justifica que Ragnar conserve la destrucción de su asentamiento de Wessex en secreto, afirmando que la fama de invadir París (ciudad) era más importante. Se le ve más tarde saludando a Ragnar a su regreso. Ivar se muestra impotente cuando sus hermanos lo preparan para tener relaciones sexuales con una esclava. La esclava le dice que la potencia no es tan importante como otras características.

Luego tiene una conversación con Ragnar en la que Ragnar le pide que vaya a Inglaterra. Todos los demás hermanos han rechazado la invitación de Ragnar para ir. Ivar se sienta en la sala del trono donde Ragnar lo encuentra e Ivar acepta unirse a su padre para viajar a Inglaterra. Como vidente, Aslaug le había advertido a Ivar que no fuera a Inglaterra, ya que moriría en una tormenta. Ivar desestimó esto, ya que tenía la intención de aprender de su estimado padre, y llegar a conocerlo como padre más que como rey. Antes de irse, con un poco de oro sajón que Ragnar le regaló, consiguió que un herrero de la ciudad lo convirtiera en un artilugio metálico, lo que le permitió caminar más hábilmente que antes. Sorprendió a sus padres y hermanos con esto, y partió con Ragnar a Inglaterra. Ragnar había sobornado a sus antiguos súbditos para que incursionaran con él, incluso aquellos que públicamente expresaron su odio hacia él. Tomaron algunos barcos que Bjorn les había prestado, y persiguieron a través del Mar del Norte a Inglaterra. A pesar de un cruce inicialmente tranquilo, se encontraron con una fuerte tormenta en el horizonte. Una vez que la tormenta golpeó, algunas naves se perdieron, y una gran ola las volcó. Aslaug pudo ver esto, como vidente, y se sintió inmensamente consternado por la aparente muerte de su hijo.

Sin embargo, Ivar y Ragnar, y parte del grupo de ataque, sobrevivieron. Se reunieron en una playa y encontraron una cueva cercana para instalarse y reformular una estrategia. Las "piernas" metálicas de Ivar también se perdieron en la tormenta, y su padre le dijo que gateara. Sin embargo, esto no fue por crueldad, ya que dijo que esta debilidad también era su mayor fortaleza. Ivar le preguntó a Ragnar por qué dejó la realeza, pero no respondió. Sin embargo, dijo que venir a Inglaterra era su destino. Ragnar le dice a Ivar que deben ir a la Villa Real, matan a sus compañeros vikingos mientras están dormidos. Ivar y Ragnar llegan a la ciudad real y se dan por vencidos. Ivar y Ragnar son capturados por Aethelwulf. Ecbert llega y promete que Ivar no sufrirá ningún daño. Ecbert acuerda entregar a Ragnar al Rey Aelle y organizar un pasaje seguro para que Ivar se vaya a casa.

Ivar y Ragnar en Inglaterra

Promesas

Ecbert ha arreglado un barco para llevar a Ivar a casa. Ragnar habla solo con Ivar y se despide, sabiendo que será entregado a Aelle y morirá. Ragnar le dice a Ivar que se vengue de Ecbert y que sea despiadado. Ivar regresa a Kattegat, para descubrir que su madre ha sido asesinada por Lagertha. Ivar desafía a Lagertha al combate individual, pero se niega y promete que matará a Lagertha un día.

Un hombre con un manto negro y con un solo ojo trae noticias de la muerte de Ragnar a Ivar. Ivar, Ubbe y Sigurd deciden reunir un gran ejército y regresar a Inglaterra para vengar a Ragnar. Una armada de vikingos suecos, dirigida por Earl Jorgensen, llega para unirse a los Lothbroks. Ivar y Ubbe intentan matar a Lagertha, pero son detenidos por Bjorn, quien deja en claro que sus hermanos tendrán que matarlo antes que Lagertha. Floki le presenta a Ivar un carro de guerra que le permitirá liderar a las tropas en combate. Mientras el gran ejército se reúne, Bjorn e Ivar discuten sobre su liderazgo. El gran ejército aterriza en Northumbria, el ejército mucho más pequeño del rey Aelle es invadido, Aelle es capturado y asesinado por el águila de sangre mientras Ivar lo mira a los ojos.

Hermanos

Los vikingos llegan a Repton. Antes de encontrarse, Ivar convence a Bjorn para que explore un posible campo de batalla y planee usar el terreno para derrotar a los sajones. Los vikingos luego acosan a los sajones en el campo de batalla con arqueros escondidos en los bosques circundantes. El Príncipe Aethelwulf decide mover sus fuerzas hacia los barcos del Vikingo, pero los Vikingos luego los emboscan en un valle apretado. En pánico y frustración, Aethelwulf ordena una carga. Los sajones entran al muro de escudos escandinavos y sufren grandes pérdidas. Aethelwulf ordena un retiro. Ivar exige el águila de sangre para Ecbert, pero Bjorn les recuerda a sus hermanos el sueño de asentamiento de Ragnar, y acepta permitirle a Ecbert elegir su propia muerte a cambio de firmar en East Anglia. Ecbert luego se mata en su baño romano. Bjorn comparte su deseo de atacar el Mediterráneo, mientras que Ivar propone continuas incursiones en Inglaterra. En una discusión sobre qué acción tomar a continuación, Sigurd comienza a insultar a Ivar y se burla de su impotencia, e Ivar en un ataque de ira mata a Sigurd arrojando un hacha.

Quinta Temporada[]

Bandos[]

Unos meses después, el funeral de Sigurd se celebra. Bjorn y Halfdan abandonan el Gran Ejército Pagano para navegar de regreso al Mar Mediterráneo y el rey Harald deja el ejército para navegar hasta Kattegat. Ivar, Hvitserk y Ubbe gobiernan conjuntamente sobre su tierra recién adquirida en East Anglia. Floki decide dejar al gran ejército pagano para navegar hacia lo desconocido, Ivar y Floki dijeron adiós. Ivar y Ubbe tienen un argumento para continuar atacando o hacer las paces con los reinos ingleses, pero Ivar persuade a sus hermanos a ir al norte y conquistar la ciudad de York y convertirla en su bastión. Ivar, Hvitserk y Ubbe deciden atacar la ciudad el día de la Ascensión, y rápidamente invaden la escasa guarnición antes de masacrar a los habitantes. Durante la batalla, Ivar muestra su brutalidad torturando y matando al obispo. Ivar recluta guardaespaldas y decide hacerse un tatuaje de una serpiente gigante en la espalda. Ubbe y Hvitsek preguntaron a Ivar por qué necesita un guardaespaldas y Ivar explica que la razón es porque él está lisiado. Ivar le muestra a sus hermanos que ahora puede pararse y caminar sobre sus propios pies con la ayuda de nuevas abrazaderas para las piernas y una muleta.

Guerra Civil[]

Ivar en batalla

Los sajones dirigidos por el rey Aethelwulf y el obispo Heahmund entraron a la ciudad a través de una sección de las antiguas murallas romanas que fueron descuidadas a propósito por Ivar para atraer a los sajones en la ciudad. Una vez que el ejército se formó, las fuerzas sajonas se dividieron en dos. Aethelwulf y Heahmund, Ivar ordenó a los daneses disparar flechas allí, sacando algunos sajones. los sajones quedaron atrapados cuando los noruegos levantaron barricadas de madera para contenerlos mientras los arqueros continuaban reduciendo sus filas. Luego, los sajones fueron atraídos a pequeñas calles y callejones cargados con púas bajas sobre las cuales cayeron docenas de hombres, hiriéndose fatalmente. Los daneses finalmente salieron de su escondite antes de involucrar a las fuerzas de Aethelwufl en la lucha callejera viciosa y cercana. La fuerza de Heahmund también quedó atrapada en una calle donde los daneses echaron aceite en el piso antes de que cayera un rayo, que quemó y mató a varios sajones. Cientos de fuerzas sajonas emergieron para enfrentarse a Ivar, quien, en una postura feroz, provocó a los asustados guerreros sajones, alegando que no podían matarlo. Mientras que la lucha también se extendió por toda la ciudad, los hombres de Ubbe salieron a conocer a los sajones dirigidos por Heahmund.

Después de la batalla, los sajones sufrieron una aplastante derrota. Ubbe y Hvitserk proponen una paz, pero Ivar quiere continuar la guerra. Los dos hermanos se van en secreto a la noche a negociar con los sajones, Aethelwulf aparentemente acepta su oferta, pero Heahmund se las arregla para que los hermanos sean humillados. Con Ubbe habiendo perdido la cara, Ivar asegura su posición como el líder del Gran Ejército. Ubbe y Hvitserk se preparan para partir hacia Kattegat con sus pocos seguidores, sin embargo, en el último minuto, Hvitserk desertó para unirse a Ivar. Los sajones sitiaron York, masacraron a sus grupos de caza y bloquearon la ciudad. los vikingos pretenden quemar cuerpos. Ivar y Hvitserk están en las alcantarillas de la ciudad e Ivar le informa a Hvitserk que tiene un plan. La ciudad está desierta, los sajones celebran, pero se acortan cuando los vikingos salen de las alcantarillas y participan en la batalla. Los vikingos ganan el retiro de los sajones. Durante la batalla, el Obispo Heahmund es capturado y salvado por Ivar. Ivar tiene una conversación con Heahmund sobre religión e Ivar decide llevar al Obispo con él para encontrarse con el rey Harald.

Tomando su ejército, Ivar, Hvitserk y el obispo viajaron a Vestfold cuando llegaron y fueron recibidos por Harald. Ivar hizo una alianza con Harald para atacar a Kattegat a cambio de que Ivar le prometiera a Harald que se convertiría en su heredero y planean atacar al Kattegat dentro de dos meses. Ivar amenaza y persuadió a Heahmund de luchar con ellos. Después de dos meses, el ejército de Ivar, Harald, Hvitserk y las fuerzas de Lagertha, Bjorn y Ubbe se encuentran por encima de Kattegat. Lagertha envía emisarios y luego se llevan a cabo negociaciones Hvitserk fue intercambiado como rehén de Halfdan. Los líderes de los dos ejércitos se encontraron nuevamente al día siguiente. Bjorn Ironsides le ruega a Ivar que considere la posibilidad de la paz declarando que una guerra civil solo puede traer tragedia, y "una vida de obligaciones de venganza para aquellos que sobreviven". Aquí toda la diplomacia falló y los ejércitos tuvieron que dar lugar a la batalla. Ivar está de acuerdo, pero engaña y se burla de Lagertha y sus aliados. Antes de la batalla, Ivar lleva a Astrid y un tercio de su ejército hacia la orilla para proteger su flota. Hvitserk y su grupo intentan flanquear, pero son emboscados en el bosque por los Sami. Comienza la batalla, y Bjorn y Lagertha ganan la partida, ya que las fuerzas de Harald están flanqueadas. Ivar escucha la pelea, pero dice que es demasiado tarde para ayudar. Heahmund está herido y Harald se retira.

Ivar y hvitserk forman una alianza con su tío rollo , con la condición de que Bjorn se salve . Bjorn se encuentra con ivar y Harald pero es rechazado ; ivar intenta capturarlo pero harald interviene diciendo que no es la forma .

Al prepararse para la batalla ivar acusa hvitserk de lamentar su decisión . El ejército de ivar y harald se enfrenta a las fuerzas de lagertha. Astrid, Halfdan, Guthrum, Svease y Snaefrid son asesinados durante la batalla . Ivar ordena a los soldados francos que ataquen , obligando a lagertha y Bjorn retirarse y abandonar kattegat .

Después de impregnar paranormalmente a su esposa Freydis , cuyo hijo no es en realidad hijo de ivar , ivar se autoproclama dios.

Temporada 6[]

Parte A[]

Ivar es desterrado por Bjorn después de la batalla de Kattegat. Mientras se iba, se encontró a los Rus, los cuales lo llevaron a Kiev con el Príncipe Oleg. Durante su estadía en Kiev vio cómo el principe Oleg tomaba control de Rus al matar a un hermano suyo y encarcelar a su propio hermano Dir. Ivar soltó a Dir y le pidió ayuda para derrocar a Oleg, lo cual aceptó Dir. Se hizo amigo del rey Igor y también durante su estadía, estuvo viendo cómo derrocar a Bjorn con ayuda de los Rus. En una ida a Escandinavia, Ivar se encontró con Hvitserk y lo llevo a Rus y eventualmente los dos atacaron la capital de Harald juntos. Durante la batalla, Ivar se encontró con Bjorn y le clavó una espada, tirándolo al suelo. Después celebró con Oleg Hvitserk e Igor su victoria contra los vikingos.

Parte B[]

En Vestfold, Noruega, el príncipe Oleg está celebrando su victoria. Sin embargo, Ivar le dice que la batalla por Noruega no está terminada debido a que seguramente se habían regresado a Kattegat. Oleg dice que lo bueno es que Bjorn está muerto, pero Ivar no puede estar seguro. Hvitserk dice que matar a Bjorn es imposible y que vio que lo cargaron al bote. Ivar pregunta cuándo van a Kattegat y Oleg dice que apenas terminen sus botes, pero se preocupa porque perdieron a más guerreros de lo que esperaban. Igor dice que la batalla fue emocionante, pero le habría gustado matar a alguien.

Los guardias arrastran a Harald y a Olef. Ivar le pregunta a Olef si se acuerda de él y sí lo reconoce diciéndole que su nombre es legendario. Oleg le pregunta a Harald cómo pueden ser de uso para él, pero este le dice que no pretende servirle y que no va a rogar por su vida. Olef dice que no tiene prisa de morir, lo cual hace que se ría Oleg.

El prínicipe Oleg y Ivar van con Harald y Olef. Oleg les dice que decidió perdonarle la vida a Harald, pero que la vida de Olaf había terminado porque no tiene uso. Ivar se les queda viendo a los dos y les dice que él pudo haber tomado una decisión diferente, pero Harald le dice que no tiene el poder. Harald le dice a Olef que tiene mucha suerte y este lo reconoce.

Olef fue sentenciado a la muerte e Igor fue el encargado de terminarla.

Olef está atadoa una silla frente a los Rus, y les dice que hay alguien a su lado, dice que aunque no lo puede ver, está ahí y escucha su voz. Igor se acerca a Olef con una antorcha, y este le dice que no tenga miedo y que piense en él como si ya estuviera muerto. Igor voltea a ver a Ivar, quien le señala para que lo haga; el niño le pide perdón al rey quien le dice que no se preocupe. Igor prende silla a la que estaba atado Olef y vientras las flamas lo comienzan a consumir.

Ivar va con Harald y se enoja al ver que escapó. Le pregunta a guardia cómo lo había logrado.

Los Rus marchan y Ivar le dice a Igor que Oleg lo haría rey de Noruega o tal vez rey de Escandinavia, pero dice que realmente no sería rey debido a que Oleg tendría todo el poder, lo mismo que hace con él a pesar de que es el heredero del Imperio Rus. Igor, sin embargo, que las cosas están como están, pero Ivar le dice que nada es permanente y que pueden buscar ayuda de Dir para deshacerse de Oleg.

Ivar le propone a todos el atacar a Kattegat por tierra.

Se detienen un poco y Oleg le pregunta a Ivar que de qué hablaba y este le dice que estaban hablando sobre lo que harían cuando derrotaran a Bjorn. El capitán Ganbaatar dice que deberían atacar a Kattegat por el mar, pero Ivar dice que ya se habrían preparado para eso y que convenía atacar por tierra y dice que con toda la ayuda física y espiritual que tienen, tiene mucho sentido estar confiado.

Más tarde, Ivar presenta el Rey Hakon a Oleg y le dice que tiene algo que decirle. Les dice que Bjorn Ironside está muerto y que vio el cadáver con sus propios ojos. Cuando Hvitserk le pregunta por qué fue a decirles, él pide piedad y que lo perdonen.

Oleg pide que cuiden de su invitado nuevo y Ganbaatar le señala para que camine, pero cuando está de espaldas, lo mata. Oleg pide que se esparsa la noticia de la muerte de Bjorn.

El próximo día, Oleg e Igor forman parte de una ceremonia eucarística antes de atacar Kattegat. Antes de que avanzaran, se acerca un hombre en caballo. Todos se quedan viendo y pronto ven que es Bjorn, quien sigue vivo. Ganbaatar dice que debe ser algún tipo de truco y le da un flechazo que le da en el pecho, le da otro y después un tercero. Celebra la victoria, pero Bjorn saca su espada mientras Ivar exclama que era imposible lo que estaba viendo. Hvitserk le recordó a Ivar que le había dicho que no lo podía matar, pero Ivar dice que no es un dios, mientras que Hvitserk le dice que él tampoco. Cunado Bjorn levanta su espada, Oleg se persigna y empiezan a llegar los guerreros vikingos y los Rus huyen.

Los Rus regresan a Kiev derrotados, donde son recibidos tristemente. Oleg les dice a todos que disfruten a sus familias mientras pudieran. Igor es llevado por guardias y llama a Ivar, quien trata de alcanzarlo, pero ve que el joven príncipe es encerrado en su cuarto cuidado por guardias.

Igor fue obligado a matar a un capitán importante del ejército Rus cuando Oleg los puso a cavar sus propias tumbas.

Oleg, Igor, Ivar y Hvitserk salen con guardias Rus y llegan con un grupo de gente que está excavando. Igor pregunta quiénes son los hombres y su tío le dice que son los oficiales más importantes del país. Explicando por qué estaban excavando, Oleg menciona que deben ser recordados que no son tan importantes como creían. Los hombres son sacados de la zanja que se había creado e Igor menciona que no quiere ver, pero Oleg lo obliga. Los oficiales son asesinados, menos dos. Oleg les dice a los del ejército que paren y le da una espada a Igor, diciéndole que les enseña a todos lo que él haría a quien traicione a su reino. Igor toma la espada, y le piden piedad. Igor voltea a ver a Ivar, quien inclina la cabeza, diciendo que sí, e Igor procede a matarlo.

Ivar y Hvitserk caminan con Igor, pero Hvitserk le dice que tiene una cita con el Príncipe Oleg pero no sabe de qué se trata. A Ivar se le hace raro y le dice que se cuide porque los Rus no son como ellos. Ivar e Igor caminan y el joven le dice que se quiere matar. Un campesino se les acerca y les dice que les quiere contar una historia. A pesar de que Ivar lo ignora al principio, Igor dice que la quiere escuchar.

El príncipe Dir se vistió como vagabundo para poder informar a Ivar y a Igor de sus planes.

El hombre se revela como el Príncipe Dir, quien les tiene buenas noticias. Les dice que ya casi está listo para derrotar a Oleg y les dice que varios guerreros ya perdieron la fe en él. Les dice dónde va a estar y les dice que espera que se le unan. Le dijo a Ivar que cuando reciba una daga, será la señal de huya de Kiev. También le dijo que la seguridad de Igor será de gran importancia y no será fácil porque ahora Igor tendría el doble de seguridad para que nadie rete la autoridad de Oleg.

Ivar llega al castillo donde ve a Katia, quien le dice que seguro quería ir a Kattegat a ser rey, donde a amaba a Freydis. Ella le pregunta cómo se veía Freydis y le cuenta cómo era y que confiaba en él, incluso diciéndole que Ivar era un dios. Ivar le dice que no cree que ella quiera traicionar a Oleg y ella pregunta cómo lo puede probar, pero Ivar no sabe.

Katia recibió a Ivar vestida como Freydis.

Ivar camina y encuentra a Hvitserk caminando. Lo sigue y lo encuentra no pudiendo responder a lo que le dice. Ivar se da cuenta de que estaba drogado y se enoja. Mientras toma una copa, se le acerca una sirvienta, quien le dice que Katia lo quiere ver. La sigue a un lugar escondido, donde Katia lo recibió con el pelo rubio y le dice que es Freydis. Se empieza a quitar la ropa y proceden a tener sexo.

Ivar está acostado con Katia, quien le dice que sabe que Dir sigue con vida. Le pregunta que si se ha contactado con él o dónde está. Ivar le cuenta todo lo que le dijo Dir.

Ivar llega al castillo Rus, donde pide una audiencia con el Príncipe Oleg, quien le dicen que se está reuniendo con el Príncipe Igor y Hvitserk, pero Ivar no está permitido unirse a la junta. Después de la junta, Ivar encuentra a Hvitserk quien intenta evadirlo y le dice que quiere ver a Igor y a Oleg porque hay cosas que Igor debe saber. Hvitserk, sin embargo, se rehusa porque cree que Ivar piensa que es tonto, mientras Oleg lo valora. Ivar le pregunta qué le está dando, pero Hvitserk le dice que Oleg es más importante para él porque será el próximo rey de Constantinopla y empuja a Ivar, diciéndole que no es nada y lo empuja. Los dos pelean y Hvitserk acaba lastimando a Ivar gravemente y lo deja tirado en el suelo. Oleg y Katia observan esto desde el palacio y los alegra.

Hvitserk va con Ivar, quien sigue lastimado por su encuentro. Ivar le dice que debe hablar con él sobre Igor, algo importante. Hvitserk no le contesta y solo le dice que Oleg lo quiere ver.

Oleg llamó a Ivar para ofrecerle matar a Hvitserk.

Ivar llega con Oleg y este le dice que lo han descuidado, pero dice que es porque después de la batalla perdió la fe en todos y le pide una disculpa. Le cuenta que su esposa Katia había dicho que lo estaba tratando mal y que Hvitserk no siempre fue tan amable, diciendo que lo ama tanto como lo odia y que no le sirve de nada. También le dice a Ivar que si quiere, puede mandar a matar a su hermano, pero este dice que no porque si alguien debe matarlo, debería ser él por privilegio de hermano.

Ivar va caminando, pero es interrumpido por Katia, quien le dice que esté callado; entra con ella a un cuarto pequeño y recibe una daga - señal del Príncipe Dir de que esta listo. Después de esto, Ivar ve cómo sacan paja de Kiev.

Ivar le pidió ayuda a Hvitserk para derrotar a Oleg junto con Dir.

Hvitserk se está preparando semillas de amapola cuando llega Ivar con él. Le dice a su hermano mayor que cree que Oleg lo ama, pero le dice que no, señalando a su droga y también le menciona que Oleg le había ofrecido matarlo y le dice que nunca hubiera dicho que sí. Le cuenta que tienen que sacar a Igor del palacio y que necesita su ayuda; Hvitserk le dice que como es su destino matarlo, tiene sentido quedarse a su lado. Hvitserk le cuenta que como vendría un obispo a Kiev para celebrar Pascua el próximo día, habría oportunidad de sacar a Igor. Ivar va al cuarto de Hvitserk en la noche y lo despierta.

Ivar y Hvitserk matan a dos hombres mientras Katia saca a Igor por una puerta escondida y ambos corren para llegar a Ivar. Ivar mata al guardia y Hvitserk se baja para encargarse de los demás. Igor se baja y abre la puerta mientras esconden los cuerpos y los cuatro logran salir. Ivar e Igor se preparan para salir de Kiev, pero son detenidos por soldados quienes no lo reconocen.

Oleg se ofrece a la gente de Kiev y se hinca ante la cruz mientras se prepara para recibir latigazos. Mientras le dan los latigazos, el carro de heno en el que estaban Ivar e Igor pasó por ahí. El obispo vio a Igor y se les acercó. Preguntándole a Ivar qué hacer, este le dice que rezar, lo cual comienza a hacer el joven príncipe. El obispo agarra su caballo y tras recitar unas palabras, los deja pasar sin que Oleg los viera ya que seguía recibiendo latigazos. Llegan a la base de Dir, donde es recibido el joven príncipe con aplausos y celebración. Dir expresa su alegría y le da la bienvenida a Ivar, a quien celebra por cómo escapó de Kiev. Menciona que deben prepararse para el próximo día. Ivar voltea a ver a Katia y le dice que la ama, quien sea que es.

Igor le agradeció a Ivar todo lo que había hecho por él.

Igor está tranquilo cuando Ivar se le acerca. Igor le dice que quería hablar con él, pero le daba miedo porque nadie en el mundo había hecho tanto por él y hasta fueron amigos. Ivar le dice que debe entender que fue su amigo para poder escapar de Oleg, pero Igor le dice que se preocupó mucho por él y que seguramente vio algo similar a él mismo dentro de Igor. Igor le dice que él también era un lisiado y tan herido que quería morir, pero menciona que Ivar lo salvó y le dice que lo ama y siempre lo hará. Ivar lo abraza y le besa la cabeza.

El próximo día, Ivar es asustado por Igor quien está usando una máscara y le dice que es hora de que se vayan. Sale el ejército de Dir.

Dir, Igor, Hvitser, Ivar, Katia y los soldados llegan a las puertas de Kiev donde no ven nada. Ivar dice que es una trampa, pero Dir se baja de su caballo y empuja las puertas él. No pasa nada cuando las abre porque la ciudad está vacía. Del palacio sale un soldado que camina hacia ellos. El soldado saca su espada y se la ofrece, diciendo que el ejército de Kiev los saluda y les ofrede a él y a Igor su amor y lealtad. Dir agradece y toma la espada. El soldado la levanta y la gente de Kiev empieza a celebrar. Después de esto, el ejército de Dir entra a la ciudad.

Tras un poco de apoyo de Ivar, Igor fue capaz de tomar el arco y matar a Oleg.

Oleg está contando la historia de la crucificción de Jesús, pero se imagina a él como el crucificado y dice que es el hijo de Dios. Sale del palacio y pide silencio y pide que todos vivan en paz juntos, viviendo en paz, también diciéndole a Igor que lo ama como un hijo y a Ivar como a un hermano. Le pasan un arco a Ivar y con odio camina a dárselo a Igor, diciéndole que mate a su tío para que no sea un lisiado, pero Igor piensa que tal vez a su manera, es verdad que Oleg lo ama. Sin embargo, Ivar le dice que si no lo mata, nunca será libre; Ivar estaba a punto de disparar, pero Igor pide hacerlo él. Igor dispara la flecha que le da a Oleg y este pide a Dios que los perdone porque no saben lo que hacen; después de esto, se cae del balcón.

En Kiev, todos celebran, incluido el príncipe Igor, lo cual alegra a Ivar. Katia se acerca a Ivar y le pregunta sus planes, pero él dice que dependen de ella. Ella le dice que está con su familia ahora y son más importantes que él, pidiéndole una disculpa. Ivar le dice que no se preocupe, pero también cuenta que tiene sus propias ambiciones en asuntos no terminados. Después le dice que está embarazada de él, lo cual sorprende a Ivar.

Dir menciona que habían derrotado a Oleg, quien solo quería hacerse rey de Rus y les dice a todos que Igor es el verdadero heredero, también agradeciéndole a Ivar y a Hvitserk.

En el funeral de Oleg, Ivar le preguntó a Hvitserk si quería regresar a Kattegat.

Ivar le pregunta a Hvitserk si se quiere quedar en Kiev, pero este no sabe. Le pregunta lo que él quiere y Ivar dice que se quiere ir y menciona que Katia está embarazada de él, pero no quiere que él se quede. Le pregunta a Hvitserk si se va con él, pero este pregunta a dónde. Ivar lo voltea a ver, diciendo que era obvio que a Kattegat y dice que averiguarán lo que sucedió ahí después de la muerte de Bjorn.

Ivar y Hviterk se despiden de Dir y Ivar es prometido que su hijo estaría bien cuidado por Katia. Katia le dice que estará segura de que el hijo sepa que su padre es Ivar, el Deshuesado. Le dice a Ivar que dice que la ama, pero que no es verdad, solo es él confundido con Freydis. Cuando se van los dos vikingos, Igor corre y le grita a Ivar, quien le levanta la mano, despidiéndose. Hvitserk le dice a Ivar que ha cambiado, pero Ivar dice que la gente no cambia, solo piensan que sí.

Antes de esto, se muestra que Igor tira a Ivar y le dice que no va a permitir que se vaya y que era el dueño del cielo y las nubes, pero Ivar le dice que no es dueño de él y le confirma que se va. Igor le dice a Ivar que lo necesita y los dos dicen que se aman, pero Ivar le dice que ya no es un niño y le dice que no se iría si no pensara que no estaba a salvo. Le dice que algún día podrán reencontrarse e Igor dice que está bien que se vaya, con tal de que lo mantenga en su corazón.

Un bote se acerca a Kattegat e Ingrid pregunta qué es; Harald le dice que es un bote Rus, pero Erik menciona que lo raro es que solo hay uno. Harald le dice a Erik que reciba al bote.

Hvitserk y Ivar se acercan y Hvitserk le pregunta a su hermano qué está pensando. Ivar dice que tal vez es un error el volver. Cuando son recibidos los dos, son insultados y se les niega el acceso al principio, hasta que llega Erik. Erik les dice que los siga porque los llevaría con Harald, quien sorprende a Ivar que es el rey.

Harald recibe a los dos hermanos, quienes lo saludan a él y a Ingrid. Hvitserk dice que no esperaba verlo en el trono y Harald les dice que él no esperaba que ellos fueran sus primeras visitas. Les pregunta qué hacen ahí y ellos mencionan que están de vuelta en casa después de haber peleado junto con los Rus para que Bjorn ya no fuera rey. Harald les dice que muchos los odian y su vida estaría en peligro si vivieran ahí, pero Hvitserk le recuerda que son hijos de Ragnar Lothbrok y seguro la gente seguía amando a su padre. Ivar agrega que la gente debería estar bien si ellos lo apoyan como rey y Harald menciona que sería verdad si sí lo apoyan. Harald les dice que su llegada puede hacer más legítimo el que él sea rey y menciona que deberían tener un festín.

Cuando Ivar y Hvitserk regresaron a Kattegat, fue un momento incómodo.

Harald llega al festín armado para celebrar el regreso de Ivar y Hvitserk, pero todos están callados. Harald se para y dice que hay mucho que celebrar porque dos hijos de Ragnar habían vuelto y aunque muchos no estaban a favor de que volvieran les recuerda que los dioses en la mayoría de los casos perdonaban. Menciona lo malo que han hecho los dos hermanos, pero dice que han vuelto a ser juzgados por su pueblo. Un hombre le pregunta a Ivar si es verdad que es un dios como les había dicho antes; este se levanta y camina hacia el hombre, tirando su bastón y cayéndose al suelo. Desde el piso sonríe y todos comienzan a reírse.

Ivar le dice a Harald que hizo bien, pero Hvitserk dice que a la gente no le interesa la verdad. Ingrid menciona que la verdad es que solo puede haber un rey y les pregunta a los dos qué pretenden hacer porque se aburren fácilmente.

Afuera, Ivar ve a dos hombres que están alabándolo a él y a Hvitserk sin saber qué él escuchaba. Más tarde se le acerca Hvitserk a quien le dice que no sabe qué hacer porque no cree que sus destinos estén en Kattegat, pero no sabe a dónde ir.

Ivar ve al profeta, quien le dice que no lo ha dejado de ver y le cuenta que no sabe si debió haber vuelto. El profeta le dice que no puede relacionar nada y le cuenta de su padre que quiso descubrir muchos lugares. También le dice que en su bolsa tal vez había una respuesta; Ivar ve lo que tenía en su bolsa, lo cual es una figura de ajedrez de cuando jugó con Alfred cuando fue con su padre a Wessex.

Ivar le dice a Harald que está todo bien para él en Kattegat, pero el rey le cuenta que no sabe si fue hecho para gobernar porque después de todo por lo que pasó, ya no sabe si realmente quiere ser rey porque trae poco placer y satisfacción.

Ivar y Harald hablaron sobre los problemas de gobernar.

Harald dice que cuando volvió a Kattegat pensó que podía ser la persona que quería gobernar, pero sentarse en el trono no significa nada y le pregunta a Ivar si está de acuerdo y este le dice que es verdad. Dice que gobernar a Kattegat sería aburrido y la mujer que ama de verdad está muerta y menciona que está solo, pero Ivar le dice que su hermano y su padre están todos ahí con ellos, pero Harald piensa que Halfdan ya no está ahí.

Ivar se tropieza y se acuerda de su padre, quien le dice que todos piensan que no era una amenaza, pero él lo ve diferente y fue a él quien quiso llevar a Inglaterra porque es impredecible. Ivar se arrastra por el suelo y recuerda las palabras de su padre en Inglaterra.

Ivar está bebiendo y observa a los demás que están a su alrededor. Se empieza a enojar y la tira le mesa a dos personas que jugaban un juego de mesa. Va con Harald, quien estaba comiendo con Ingrid, Erik y Hvitserk y les dice que tenía razón Ingrid en el sentido de que sin nada que hacer, solo se iban a pelear. Les pone una pieza del ajedrez que jugó con Alfred y les dice que aún hay cosas por hacer.

Ivar le propone a los ciudadanos de Kattegat el volver a atacar Kattegat.

Ivar dice que la gente ya cree que los gran héroes ya murieron, pero no es verdad y les recuerda que son hijos de los dioses en camino a Valhalla. Les pregunta por qué creen que murió Ragnar Lothbrok y les dice que Ragnar cuando murió fue feliz de hacerlo. Los invita a que vayan con él y conquisten Inglaterra y recibe una celebración.

Ivar y Hvitserk caminan a un bote y Harald se despide de Erik e Ingrid. En el bote, Harald le cuenta a Hvitserk que nunca tuvo suerte con las mujeres y los vikingos empiezan a dirigirse a Inglaterra.

En Wessex, hay misa a la cual llega el Rey Alfred. En la misa, se agradece que no ha habido ataques de vikingos ni paganos. Durante la misa, empiezan a llegar los botes vikingos.

Harald dice que no deberían atacar la villa real porque probablemente habrían aumentado las defensas de la misma y Ivar está de acuerdo para poder pelear contra el rey en Edington, el cual Ragnar había dicho que era un gran lugar para una pelea.

Hvitserk camina hacia Ivar y le pregunta lo que estaba pensando mientras miraban a Harald bañarse en un río. Ivar dice que estaba pensando en que ojalá no se ahogara Harld y se ríen los dos.

Los vikingos planearon su ataque por las aldeas sajonas.

En el campamento vikingo, Harald ve que no se han encontrado con sajones, pero ahora tendrán que pasar por sus aldeas. Ivar dice que es por eso que ahora deberían avisar que llegaron, induciendo terror a la población lo cual harán él y Hvitserk. Hvitserk dice que no es necesario que Ivar vaya porque seguro es demasiado importante como para ser capturado; su hermano se ríe y le dice que en la mañana salen. Un espía inglés ve a Ivar, Hvitserk y su grupo, quienes se separan.

Ivar y su grupo ven a un venado, el cual matan para comer después. Sin embargo, pronto se dan cuenta de que el venado fue plantado ahí y empiezan a ser atacados. Ivar y los vikingos hacen un muro con sus escudos, también disparando flechas. Ivar le dice a sus soldados que se mantengan firmes y llega Hvitserk kcon su grupo de gente. Hvitserk es bajado de su caballo y pelea contra un soldado, pero lo derrota, también aventándole un hacha a otro, provocando que se hicieran para atrás los ingleses.

Los vikingos se quedan viendo hacia Edington. Ivar le dice a Hvitserk que pronto todo lo que veían sería suyo, con Harald teniendo sus días contados según él.

Ivar le dice a Hvitserk que cree que Harald va a morir en la próxima batalla. Hvitserk le pregunta si de verdad quiere ser rey de toda Noruega y Ivar pregunta si no lo haría más famoso y le dice que ya nadie habla de Ragnar y él no quiere que le pase a él. Le dice que también quiere que su hijo sea un gran guerrero Rus, asegurando que su sangre se mantenga y a gente cientos de años después sigan orgullosos de tener su sangre. Hvitserk solo se ríe, pero le dice que probablemente tenga razón pero sus ojos están muy azules, lo cual normalmente significaba que estaba en gran peligro de lastimarse.

Ivar volvió a ver al profeta quien le contó sobre su destino.

Ivar va con el profeta, quien le recuerda que lo intentó matar, pero Ivar le dice que hay algo que lo tranquiliza de su inmortalidad, pero el profeta le asegura que no quiere ser como él. Ivar le pregunta sobre qué le pasará y el profeta le dice que lo admira aunque sea tonto y le dice que siempre ha sabido de su destino, el cual le dice que no le debe sorprender. Le dice que su destino es uno que no va a poder evadir nunca y no hay necesidad de que se lo diga. Ivar le dice que toda su vida nunca le había creído, pero que ahora cree querer creerlo.

Más tarde, Ivar es llamado por Harald y Hvitserk, a quienes les dice que falta tiempo para que los ingleses lleguen. Pisa mal y se lastima. Le dice a quienes tratan de ayudarlo que está bien y va con Hvitserk, quien le dice que sus ojos están muy azules y debería descansar, pero Ivar le dice a Harald y a Hvitserk que sabe cómo ganar. Les dice que los va a lesionar para ganar.

En Inglaterra, los dos espías que envió Alfred encuentran la fogata usada por los vikingos y son matados. El ejército de Alfred avanza por un bosque y el rey les dice que se detengan. A lo lejos se comienzan a ver figuras moviéndose, las cuales son el ejército de Harald, Ivar y Hvitserk.

Antes de eso, Harald le pregunta a Ivar a lo que se refiere con lesionar a los ingleses. Ivar explica que busca no matar a los ingleses, sino solo lastimarlos y dejarlos mal para que fuera más gente por ellos quienes estarían a su piedad. Luego, cuando Alfred pensara que la situación no podría empeorar, Ivar secuestraría a la reina.

Ivar intentó negociar con Alfred como lo habían hecho sus padres antes, pero Alfred no quiso.

Después de la pelea, los vikingos se mueven hacia el campamento inglés y dejan una bandera blanca. Ivar camina hacia el centro del campamento inglés y saluda a Alfred y le da la pieza de ajedrez de cuando jugaron hace muchos años. Le dice a Alfred que él le enseño a jugar y este le responde que juega muy bien. También le dice que ambos de sus padres murieron, pero siguen peleando como ellos lo hicieron en su momento, esperando que hubiera un final a tanta guerra. Ivar le dice que está de acuerdo y le dice que para su bien, propone paz y negociación; sin embargo, Alfred rechaza esta propuesta porque sabe que Ivar tiene miedo a perder y solo quiere reagruparse para regresar otro día, pensando que él era débil, lo cual era incorrecto. Ivar le dice que pensaba que se preocupaba más por sus soldados y le dice que él tiene más gente que él, pero Alfred le comenta que el preocupan tanto sus soldados que no está dispuesto a someterlos a él. Le pregunta por qué no se va y Ivar tira la bandera.

Los ejércitos de Ivar y Alfred se preparan para enfrentarse de nuevo y los ingleses son atacados con catapultas. El ejército vikingo avanza contra el inglés y los sajones responden. Durante la batalla, los ingleses son atacados por Hvitserk y catapultas mientras Ivar se queda atrás. Después, Ivar comienza a avanzar, pero le truena algo que le ocasiona mucho dolor, pero sigue avanzando y empieza a pelear a pesar de todo su dolor, llamando a Odin y preguntándole qué debe hacer. Alfred se hinca y le pide a Dios que le hable porque tiene miedo, pero se enoja al no recibir una respuesta.

Ivar camina hacia su hermano, quien recuerda cuando abandonó a Ubbe y recuerda también cuando hace poco le dijo que tenía los ojos muy azules. Ivar llega con Hvitserk y le dice que ya hizo suficiente, ya no siendo necesario que interfiriera más porque se había preparado toda su vida para ese momento y nunca podría matarlo. Hvitserk le dice a Ivar que sus ojos están muy azules, pero le pide que ese no sea el día; los dos se dicen que se aman y Ivar empieza a gritarle a los ingleses que es inmortal.

Hvitserk abrazó a Ivar cuando este murió, mientras que Alfred les pidió a todos que dejaran de pelear.

Hvitserk le dice que es hijo de Ragnar Lothbrok y era temido por muchos, también diciendo que un día todos sabrían de Ivar, el Deshuesado. Ivar le dice a un soldado inglés que no tenga miedo y este procede a apuñalarlo varias veces. A lo lejos, Floki siente este hecho y Ivar y Hvitserk se comienzan a ver. Alfred ordena que se paren de pelear todos mientras ve esto y Ivar le dice a Hvitserk que tiene miedo, pero este promete guardar su secreto. Poco después, Ivar deja de respirar y Alfred se queda viendo por detrás de Hvitserk, quien pide que lo dejen solo con su hermano un momento. Ivar fue enterrado poco después.

Advertisement